¿Qué es la propiocepción ?

                                                      


Desde temprana edad se nos ensena cuales son nuestros cinco sentidos, los cuales son la vista, el olfato, el oído, el tacto y el gusto, parece fácil pero no lo es. Estos cinco sentidos nos proporcionan una fotografía incompleta de la realidad. 

Aproximadamente hace 100 años que han identificado un sexto sentido, y esto no tiene nada que ver con niños traumatizados que ven cosas raras, sino con algo muy distinto, nos referimos a la propiocepción. Este nombre se divide en dos propio-cepción, o sea, percepción de uno propio.

La propiocepción nos permite, por tanto, sentir nuestro cuerpo como nuestro, este nos proporciona información constante acerca de donde están las partes de nuestro cuerpo y además de forma inconsistente, sin pensar en ello. Aquí va un ejemplo para que puedan comprender a lo que yo me refiero, imagínense si ustedes cierran los ojos por un instante y toques tu nariz, realmente no tendrán problemas en hacerlo, incluso aunque no puedas ver ni tus manos ni tu nariz, al igual que no tendrás problemas en caminar en la oscuridad ya que tu cuerpo sabe perfectamente cuando tu pie izquierdo va por delante del derecho y viceversa, pues todo esto ocurre precisamente gracias a la propiocepción.

En definitiva, la propiocepción nos permite la posición, la velocidad y la dirección de cada parte de nuestro cuerpo, o sea que sin esta información, nuestro cerebro no podría guiar los movimientos que realizamos. Esto parece bastante lógico, porque sabemos que mi brazo es mi brazo y mi mano es mi mano y sabemos donde están en cada momento. Pues si y no, porque al igual que ocurre con el resto de sentidos, porque engañar a la propiocepción es bastante fácil.

La pregunta es como sabe nuestro cuerpo donde tiene sus diferentes partes o que una mano es su mano? Pues la propiocepción ocurre gracias a los llamados propioceptores, que son los receptores de la propiocepción, en otras palabras, recopilan constantemente información sobre la posición y los movimientos de las distintas partes de nuestro cuerpo.

Concretamente, los propioceptores son neuronas, que están especializadas en captar este tipo de información y aunque parezca extraño, existen neuronas fuera del cerebro: tenemos neuronas en el sistema digestivo, en la piel y hasta la nariz.

De todo el cuerpo, los propioceptores se encuentran en aquellas zonas que tienen que ver de alguna forma con el movimiento, los podemos encontrar propioceptores en los músculos, en los tendones, en las articulaciones y en la piel. Los propioceptores de estas zonas están especializados en detectar muchas cosas, como es la posición y el movimiento de nuestro cuerpo, la fuerza que generan nuestros músculos o el peso de los objetos que levantamos, y gracias a toda esta información, nos permiten saben donde se encuentran las partes del cuerpo en cualquier momento y movernos de forma coordinada.

De todos los propioceptores que existen, los de los tendones, piel y articulaciones, los propioceptores situados en el interior de los músculos se llaman husos musculares, y tienen una forma de funcionar. Los husos musculares son una especie de saquitos dentro del musculo que contienen en su interior, unas fibras musculares especiales. 

Estas fibras están envueltas de neuronas que se enrollan a su alrededor. Gracias a esta estructura tan peculiar, cuando el musculo se contrae, las fibras del huso también lo hacen, contrayendo o estirando las neuronas que las envuelven, como si fueran una especie de muelle. Por eso, cuando se contrae un musculo, estas neuronas detectan un cambio de longitud, y envían señales al sistema nervioso central de lo que esta ocurriendo, por ejemplo oye cerebro, estamos flexionando el debo índice derecho, haz algo estas neuronas que llevan la información sensorial hacia el cerebro se llaman neuronas aferentes, llevan la información hacia arriba; al llegar al cerebro, esa información es procesada y el cerebro envía una respuesta al cuerpo a través de las neuronas eferentes, que son las que mandan la información de vuelta, las que transmiten las ordenes de arriba a la parte de cuerpo que se tiene que mover.

Quizás muchos de ustedes no sabían que existía el sexto sentido? La verdad  es que es un bastante poco conocido y espero que te haya resultado curioso.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Pastel borracho dominicano

La ciencia del ventilador

Números en ingles del 300 al 400